Cine soviético: películas, directores…

junio 16, 2010

El palacio y la fortaleza – Дворец и крепость (1923)

Filed under: 1921-1930, 1923, 1924, Ivanovski, Aleksandr — Carlos Valmaseda @ 7:45 pm

Ficha técnica
Director: Aleksandr Ivanovski [Александр Ивановский]
Guión: Olga Forsh [Ольга Форш], Pavel Schegolev [Павел Щеголев]
Operador: Víktor Glass [Виктор Гласс], Iván Frolov [Иван Фролов]
Director artístico: Borís Rerikh [Борис Рерих], Vladímir Schuko [Владимир Щуко]

Actores
Evgeni Boronikhin [Евгений Боронихин]…Мikhail Beydeman
Iuri Korvin-Krukovski [Юрий Корвин-Круковский]…Lagutin (hacendado)
Elena Khmelevskaia [Елена Хмелевская]…Vera Lagutina (hija del hacendado)
Maria Iureva [Мария Юрьева]…Madre de Beydeman
Kondrat (Kondrati) Iaklovev [Кондрат (Кондратий) Яковлев]…conde Muravev
Sergei Shishko [Сергей Шишко]…Sergei Nechaev
Gennadi Michurin [Геннадий Мичурин]…Dmitri Karakozov
Lev Dobrovolski [Лев Добровольский]…Alejandro II
Nikolay Shmidtgof [Николай Шмидтгоф]…príncipe Gagarin
Piotr Andreevski [Петр Андреевский]
Iakov Maliutin [Яков Малютин]…Аlejandro III
Nadezhda Komarovskaia [Надежда Комаровская]
Piotr Kuznetsov [Петр Кузнецов]…carcelero
Sergei Vasiliev [Сергей Васильев]
Aleksey Goriushin [Алексей Горюшин]…Piotr
Eduard Ioganson [Эдуард Иогансон]
Raisa Mamontova [Раиса Мамонтова]…Viktorina (hermana de Beydeman)
Elena Tumanskaia [Елена Туманская]…Marfa
D. Cherkasov [Д. Черкасов]
Mikhail Romanov [Михаил Романов]…preso

Productora: Sevzapkino (Leningrado)
Año: 1923 (estreno el 5 de febrero de 1924)

Formato: 10 partes — 57 min. (si se ha conservado, no he podido localizarla)

La fortaleza de Pedro y Pablo, skyline característico de San Petersburgo

Trasfondo histórico
La película se basa en hechos reales, el encarcelamiento sin juicio ni instrucción, durante más de veinte años, en la fortaleza de Pedro y Pablo del demócrata-revolucionario Mikhail Beydeman.

Mikhail Stepanovich Beydeman [Бейдеман Михаил Степанович] – transliterado habitualmente como Beideman-, nacido en 1839, era hijo de un junker de Besarabia. En 1860 se graduó en la escuela militar Konstantinovski de SanPetersburgo. Ese mismo año emigró a Europa occidental. En Italia se unió a las filas de los garibaldinos. Trabajó en Londres como linotipista (bajo el apellido Dubronin) en la imprenta de Aleksandr Gertsen (Herzen). En julio de 1861, al conocer la aprobación de la emancipación de los siervos y la realización de reuniones políticas relacionadas con este cambio, decidió volver a Rusia. Fue detenido en la frontera finlandesa. Al registrarlo encontraron un manifiesto falso que en nombre de un imaginario “Constantino I” llamaba al pueblo a derrocar la autocracia, prometiendo tierra y autonomía. Por orden de Alejandro II fue encerrado sin juicio en el revellín -obra exterior que cubre la cortina de un fuerte y la defiende- Alekseevski de la fortaleza de Pedro y Pablo en San Petersburgo durante 20 años. En 1881 fue trasladado a un hospital psiquiátrico en Kazan, donde fallecería en 1887.

Un compañero de prisión, el conocido revolucionario ruso Nechaev, le dedicaría estas palabras:
“El infeliz preso, habiendo sufrido incomunicación durante más de veinte años y perdida la razón, corre por el frío calabozo de un lado a otro, como una fiera en su jaula, y llena el revellín con sus locos lamentos… Este preso demente -antiguo oficial de la academia Shevich- llevado en la prisión a perder el juicio, no era peligroso para el gobierno; atormentarlo así no tiene sentido; ¿Por qué mantener al infeliz en prisión? A esta pregunta da respuesta la política del zar, aterradora por su inhumanidad: el loco de Shevich se mantiene en prisión porque su ejemplo, sus lamentos y ataques de rabia producen una conmoción en los otros detenidos, jóvenes, imaginativos, todavía no conducidos a la desesperación. La soledad ociosa en la húmeda bóveda, las ropas de cama sucias, los parásitos, la mala alimentación, el frío infernal, los insultos y las vejaciones, las palizas, las sogas, los cepos, las cadenas, los grilletes; todo esto era suficiente para destruir al hombre, para matar sus fuerzas físicas -pero la fuerza moral no siempre puede ser matada con esta opresión, y los verdugos buscan para ello otros medios”.  El propio Nechaev moriría en su celda un año más tarde de la salida de Beydeman, en 1882.

La película
Sobre el caso Beydeman Olga Forsh escribió una novela histórica,  Cubiertos por piedra [Одеты каменем] en 1923. Sería la base para la película junto con el relato de P. Schegolev El prisionero misterioso [Таинственный узник]. La novela de Forsh se puede encontrar en internet en inglés y en ruso. Forsh había podido estudiar el dossier de Beydeman en los archivos zaristas tras la revolución, y colaboró con Ivanovski, el director, para llevarla a la pantalla a pesar de su nula experiencia en la creación de guiones. También participó Pavel Schegolev, historiador que colaboraría un par de veces más con Ivanovski para acabar configurando un tríptico de dramas históricos enmarcados en el zarismo del siglo XIX: la rebelión decembrista, el caso que nos ocupa, y el intento de asesinato del zar Alejandro II por parte de Narodnaia Volia realizado por S. Khalturin. En El palacio y la fortaleza se intento recrear al máximo el ambiente de la época: se estudió detenidamente el maquillaje para que los actores se pareciesen lo más posible a los personajes históricos y se rodó en los escenarios naturales, lo que incluye el palacio de Invierno y la fortaleza de Pedro y Pablo, construcciones situadas casi una frente a otra separadas por el río Neva. Ivanovski nos cuenta en sus memorias con un cierto detalle la grabación en el teatro de palacio o en el despacho de Alejandro II que se encontraba exactamente igual que en el momento de su muerte. Muerte, por cierto, que también fue recreada con gran verosimilitud en la película, encargándose el mismo Ivanovski de lanzar una de las bombas al paso del carruaje -más detalles sobre su asesinato en Wikipedia en inglés-.

La película juega continuamente a través de montajes paralelos con la contraposición entre dos mundos: el lujo y la riqueza de palacio y las privaciones y sufrimientos en prisión. En una escena, por ejemplo, aparece un primer plano de los pies de una bailarina de ballet de puntillas seguido por un plano de los pies encadenados del preso. Creo que fue un intento de conseguir un equilibrio entre una película ‘con contenido’ y el gusto del público. Por un lado se escoge un tema ‘revolucionario’ como la represión zarista y por otro se le une el gusto por los dramas de época característicos del cine prerrevolucionario. El núcleo de la historia gira en torno a la historia de amor entre el preso con la hija de un hacendado prometida a un príncipe, su separación durante veinte años, y el reencuentro con el viejo   demente que cae y muere a sus pies. Este gusto por el melodrama se agudizará en una obra posterior del mismo Ivanovski, Los decembristas, lo que provocará grandes críticas de los sectores más vanguardistas.

La película tuvo éxito, incluso internacional. Según Youngblood (Movies for the masses, p. 77) en una encuesta de 1925 entre los espectadores rusos, El palacio y la fortaleza ocupaba el segundo lugar como película favorita del público tras Los diablillos rojos, aunque a gran distancia. Si esta última era citada en primer lugar por el 50% de los espectadores, la película de Ivanovski obtenía el 13% de los votos. Respecto al recorrido internacional de la película, Ivanovski cuenta también en sus memorias –Воспоминания киноркжиссера [Recuerdos de un director de cine] – su viaje a Berlín para presentar la película y la recepción favorable que tuvo.

El director
Aleksandr Ivanovski va a ser el tema de la próxima entrada y por tanto no me extiendo demasiado sobre él. Como en el caso de otros directores ‘burgueses’, tenía una experiencia teatral previa, en su caso en la ópera y aunque comenzó en el cine en 1918 podemos considerarlo una experiencia típica del cine prerrevolucionario ya que trabajaba para Ermolev, uno de los empresarios de la época. En el momento de estallar la revolución tiene ya 37 años y considera que vive una ‘segunda juventud’. En los años de la guerra civil realiza adaptaciones de clásicos y agitki. Su primera experiencia en la NEP será con el drama histórico que comentamos, al que le seguirán dos más con características similares. Tras la llegada del sonoro vuelve a las adaptaciones de los clásicos y a la comedia musical, aunque la música utilizada sea siempre la clásica. Otra característica que lo diferencia de los directores que hemos visto hasta ahora es que trabajará a partir de 1923 siempre en Leningrado, en los estudios de Lenfilm.

Enlaces
-Kino-teatr: Ficha de la película (en ruso).
-Enciclopedia del cine patrio: Ficha de la película (en ruso).
-IMDB: Ficha de la película (en inglés, información muy básica).

Sobre Mikhail Beydeman:
-Esbozo de historia del movimiento revolucionario en Rusia (1790-1890) [Очерки истории революционного движения в России (1790 – 1890 годы)].  Explica con un cierto detalle el caso Beydeman. (en ruso)
-Gran Enciclopedia soviética: breve artículo sobre Beydeman (en ruso).

Anuncios

2 comentarios »

  1. […] demócrata-revolucionario encarcelado durante más de 20 años sin juicio, ya hemos hecho una entrada propia, así que me remito a ese texto. El gran éxito de El palacio y la fortaleza supongo que ayudó a […]

    Pingback por Aleksandr Ivanovski – Александр Ивановский (1881—1959) « Cine soviético: películas, directores… — julio 14, 2010 @ 8:49 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: