Cine soviético: películas, directores…

julio 14, 2010

Aleksandr Ivanovski – Александр Ивановский (1881—1959)

Filed under: 1917-1920, 1918, 1919, 1921-1930, 1923, 1924, 1925, 1927, 1928, 1929, 1930, 1931-1940, 1941-1950, 1951-1960, Ivanovski, Aleksandr — Carlos Valmaseda @ 8:48 pm

Volvemos con esta entrada a los directores que sirvieron de puente entre el cine prerrevolucionario y las primeras hornadas de cineastas soviéticos. Para no aburriros demasiado, espero volver pronto a alguno de los ‘grandes’, como Vertov. En este caso, una vez más se trata de un director procedente del teatro, pero con algunas características peculiares. A diferencia de Gardin o Perestiani, Ivanovski no fue nunca actor, era director de teatro en una área muy específica: la ópera. Por otra parte, buena parte de su carrera se desarrolló en Leningrado, no en Moscú.

Podemos dividir grosso modo la mayor parte de las obras de Ivanovski en dos grupos claramente diferenciados por época y contenido: en el cine mudo, las adaptaciones de clásicos y la temática histórico-revolucionaria. En el cine sonoro, las comedias musicales. Lo que nos puede parece algo chocante para lo que entendemos normalmente por un musical es que estas últimas se basan siempre en el uso de música clásica.

PRIMEROS AÑOS
Aleksandr Victórovich Ivanovski nació en Kazan en 1881. Su padre era profesor de derecho en la universidad de dicha ciudad. Él siguió también los estudios de derecho, que termina en 1906, pero muy pronto se interesó por el mundo del teatro musical. A partir de 1904 trabaja como director en el teatro de ópera de Kuzmin en Moscú.

Tal como explica en sus memorias, la opinión de Ivanovski sobre el cine durante sus años como director de ópera era negativa. Consideraba que era algo “falso, chabacano y no se podía considerar un arte”, lo que no le impide asistir a un rodaje de El zar Ivan Vasilievich Grozni, protagonizada por Shaliapin, que le reafirma en su mala opinión sobre este arte. Hasta que en 1916 asiste a una función de La dama de picas de Protazanov interpretada por Mozzhukhin. La obra, que conocía bien pues él mismo había llevado a escena la versión operística, le causa una gran impresión y escribe una larga y entusiasta carta. Dos años después, en febrero de 1918, el mismo Mozzhukhin le propone unirse a la empresa de Ermolev que estaba preparando la puesta en escena de El padre Sergio. Se le propone colaborar como ayudante de dirección de Protazanov, acepta y da así sus primeros pasos en el cine.

Tras esta experiencia Ermolev le propone dirigir su primera película, basada en un relato del escritor francés D’Orbille. Se trata de un clásico drama de amor, celos… El título, ¡No cedo! [не уступлю!] En la obra participaron actores conocidos como N. Rimski o Vera Orlova. Trabajó como director artístico el también director de cine Sabinski y el proceso de rodaje fue tutelado por Protazanov. Cierto día, mientras se encontraba todavía en fase de rodaje, paseando por la calle Tverskaia Ivanovski vió el anuncio de una película que se iba a proyectar cinco días después. Descubrió horrorizado que se trataba de ‘¡No cedo!’. Finalmente, consiguieron acabarla a tiempo. El último día Protazanov y Sabinski, directores mucho más experimentados, le ayudaron a montar la película y en el caso de Sabinski, también a añadir los intertítulos. No tuvo una mala acogida, y la crítica diría de ella que “el director de ópera Ivanovski realizó una película ni peor ni mejor que otros directores”. A partir de esta experiencia se dedica a aprender asistiendo a los rodajes de Protazanov y Sabinski a la vez que aprende las técnicas de montaje.

La cateta (1918)

Ivanovski no las cita en sus memorias, pero ese mismo 1918 dirige El otoño dorado [Золотая осень] y La cateta [Хамка]. El primero está basado en una obra teatral de los franceses Gaston Arman de Caillavet y Robert de Flers. La segunda en la obra teatral de M. Konstantinov Su excelencia ‘Nastasiushka’ [Ее превосходительство ‘Настасьюшка’]. Este mismo año realiza también una adaptación de la obra de Pushkin ‘El jefe de posta‘ [Станционный смотритель], uno de los cuentos publicados en Los relatos de Belkin (en español y en ruso). En sus diversas adaptaciones a veces esta obra es también conocida como El registrador colegiado [Коллежский регистратор], cargo de su protagonista. También participa como guionista y co-director, aunque no tampoco lo cita en sus memorias, en La parásito [Дармоедка], que en sus memorias aparece erróneamente fechada en 1923.

Ese mismo año 18 participa en un concurso organizado por el Narkomprós para celebrar el centenario del nacimiento de Turguenev. Se proponía la adaptación para el cine de alguna de sus obras. Ivanovski participa con dos guiones basados en los relatos Punin y Baburin [Пунин и Бабурин] (1874)(texto en ruso) y Tres retratos [Три портрета] (1845). Mientras tanto, vuelve al teatro, al ahora llamado Teatro de Moscú de Dramas Musicales y escribe el guión de El poder de la oscuridad [Власть тьмы] para Sabinski -basada en un relato de Tolstoi-. Pero tanta actividad se detiene bruscamente cuando cae enfermo de tifus mientras se encuentra con su mujer en Dmitrov, ciudad cercana a Moscú a la que se habían trasladado dada la penuria y las malas condiciones en la capital. Las condiciones sanitarias también allí son terribles. Aún así, consigue superar la enfermedad, aunque le obliga a abandonar el teatro. La situación económica es difícil, hasta que de repente lee en Izvestia los resultados del concurso sobre Turguenev. El primer premio es para Tres retratos. El segundo, para Punin y Baburin. Ivanovski dirige ambas adaptaciones, pero en sus memorias nos dice que no quedó muy satisfecho del resultado. Ambas serán producidas por Ermolev por encargo del VFKU.

El obispo Hatto en Los niños enseñan a los viejos (1918)

En 1919, tras la nacionalización, Ivanovski es nombrado miembro del Comité de Cine y comienza a trabajar realizando agitki en la Tercera Fábrica de Cine -el antiguo estudio de Ermolev-. Su primera obra será Los niños enseñan a los viejos -aunque también podría traducirse por Los hijos enseñan a los padres- [Дети учат стариков] con guión de I.A. Novikov. Pese a no tratarse más que de una agitka, cuya estructura suele ser muy simple, la genealogía de esta obra es algo compleja. En el origen encontramos una balada original del poeta romántico Robert Southey -el autor también del cuento de Los tres osos-. Este poema fue traducido al ruso por Vasili Zhukovski, el poeta ruso más importante de la primera década del siglo XIX. La historia, posiblemente basada a su vez en una leyenda medieval, trata del obispo Hatto, quien en una época de hambruna reúne a todos los pobres de la zona en un granero, atranca la puerta y los quema a todos, diciendo que Dios debe agradecerle matar a un montón de ratas que lo único que hacen es comerse el grano. Cuando se despierta a la mañana siguiente, las ratas se han comido todo su grano, todo lo que le rodea y vienen hacia su casa. Decide huir a una torre al otro lado del Rin. No le sirve de nada. Una invasión de ratas llega hasta él y finalmente lo devora. Novikov, el guionista de la película, aprovecha esta historia para establecer un paralelismo con los campesinos que se niegan a entregar el grano durante el comunismo de guerra. Una muchacha campesina lee esta balada a su padre convenciéndole para que no esconda el grano y lo entregue al pueblo hambriento.

Ese mismo año, Ivanovski realiza La guarda de hospital Khveska, o simplemente Khveska [Больничный сторож Хвеська]. La historia trata de una muchacha de origen campesino, sin estudios pero muy despierta, que trabaja en la farmacia de un hospital. Era interpretada por N. Shaternikova, la misma actriz que representaba a la joven en Los niños enseñan a los viejos. Uno de los doctores, interpretado por Iván Perestiani, la ayuda a ingresar en la escuela de enfermería y así encontrar su camino en la vida.

EN LENINGRADO
Ya hemos hablado alguna vez de la situación del Comité de Cine de Moscú dirigido inicialmente por Preobrazhenski y posteriormente por Leschenko. Éste también fue sustituido en una de las reestructuraciones tan frecuentes en la organización y fue nombrado director de los estudios de Petrogrado, Sevzapkino, futura Lenfilm. Ivanovski, que había colaborado con Leschenko en el Comité, fue invitado a trabajar en Petrogrado. A partir de ese momento prácticamente toda su producción cinematográfica se realiza en esta ciudad. En los estudios se está formando un grupo en el que se encuentra ya el productor Popov, el director Panteleev -recordemos su obra Uplotnenie con Lunacharski-, el operador Kozlovski y otros. En 1923 Ivanovski realiza su primera película para Sevzapkino, se trata de La comediante [Комедиантка], basada en el relato del escritor del XIX Nikolai Leskov, El peluquero [Тупейный художник] (texto en ruso). Ambientada a principios del siglo XIX, la figura principal de la obra es un terrateniente que trata con brutalidad a algunos de sus siervos, artistas de teatro. El amo asiste a los ensayos сon un látigo en la mano y ante cualquier error castiga a los artistas. En la pared de su palco cuelgan látigos, bastones y fustas. Аl final de la película el terrateniente huye de la hacienda escondiéndose en un pabellón. Los campesinos lo queman y el amo muere en el incendio.

Tras esta película Ivanovski realiza de lo que podríamos considerar una trilogía sobre la tradición revolucionaria rusa contra la autocracia en el siglo XIX. Se trata de El palacio y la fortaleza (1924), Stepan Khalturin (1925) y Los decembristas (1927).

Stepan Khalturin (1925)

Sobre la primera, la historia de un militar demócrata-revolucionario encarcelado durante más de 20 años sin juicio, ya hemos hecho una entrada propia, así que me remito a ese texto. El gran éxito de El palacio y la fortaleza supongo que ayudó a que el año siguiente se rodase Stepan Khalturin, película que trata de las actividades revolucionarias dedicadas a atentar contra los zares. Recoge un hecho histórico, la infiltración como carpintero en palacio en 1880 de Stepan Khalturin (biografía en la Wikipedia en inglés y ruso), miembro de ‘La voluntad del pueblo’ [Народная Боля] que consiguió pacientemente colocar bajo el suelo del comedor de palacio una gran carga explosiva. El zar llegó tarde y no le afectó la explosión, que produjo numerosas víctimas. El objetivo del atentado, el zar Alejandro II sería asesinado un año más tarde por otros miembros del movimiento revolucionario, como fue recreado en El palacio y la fortaleza. Khalturin huyó a Crimea y prosiguió su carrera de atentados ejecutando al general Strelnikov, encargado de erradicar el movimiento revolucionario en Odessa. Capturados él y su compañero por la policía, dieron nombres falsos. Tras un breve juicio militar fueron ejecutados por orden de Alejandro III, sin que llegasen a saber que se trataba del autor del atentado en el Palacio de Invierno. En la película participó buena parte del equipo que ya había trabajado en El palacio y la fortaleza, excepto su director artístico, que en esta ocasión fue V. Egorov. Parte del rodaje se realizó en Odessa, utilizando los decorados originales de la acción. Al regresar de Crimea, Ivanovski recibió una terrible noticia. Toda la película que ya estaba prácticamente a punto, se había destruído en un incendio. Hubo que repetirla casi toda, y aunque tuvo un relativo éxito, Ivanovski siempre pensó que no había conseguido reproducir la viveza de la versión original.

Los decembristas (1927)

Su siguiente película, Los decembristas (1927) fue preparada durante dos años por Ivanovski y el historiador y guionista de sus dos películas anteriores, Schegolev. Según Youngblood (Movies for the masses, p. 80), la película se centraba casi exclusivamente en la relación amorosa entre el decembrista Ivan Annenkov y su mujer de origen francés, Pauline Geueble, que lo siguió en su exilio a Siberia -pequeña biografía en Wikipedia en ruso– dejando en un muy segundo plano los sucesos revolucionarios. Ivanovski trabajó a conciencia los detalles respecto a decorado y vestuario pero los acontecimientos históricos no son más que un telón de fondo. En sus memorias nos cuenta diversas anécdotas del rodaje, su necesidad de grabar un baile -una constante desde que trabajó con Protazanov en El padre Sergio– y alguna anécdota. Nos cuenta por ejemplo cómo estuvieron a punto de perder a la protagonista en una barca en el Neva durante el deshielo cerca de la fortaleza de Pedro y Pablo. En la ejecución de cinco de los decembristas fallaron las cuerdas de tres de ellos, lo que llevó a Ryleev, uno de ellos a pronunciar la frase “¡No son capaces ni de colgarnos!”, refiriéndose a la autocracia. Pues bien, en el rodaje, al ‘colgar’ al actor que interpretaba a Ryleev, también se produjo un fallo que provocó su caída, dándole oportunidad de repetir esa misma frase.

Alguna de las películas anteriores de Ivanovski habían tenido un gran éxito en Alemania, y lo intentó de nuevo con Los decembristas. Sin embargo, se encontró con una respuesta mucho más fría. Como el mismo reconoce, el problema no estaba tanto en su película como en que en esos mismos años se habían producido El acorazado Potemkin de Eisenstein y La madre de Pudovkin…

La crítica rusa fue implacable. La película apareció en un período en el que se fortaleció la crítica en dos frentes contra los cineastas ‘burgueses’. Por una parte era violentamente atacada por los cineastas más vanguardistas. Por otra, por aquellos que más adelante acabarían dirigiendo la Revolución cultural iniciada en 1928 que llevaría al realismo socialista. Las críticas habían comenzado ya con El palacio y la fortaleza, acusada de ‘burguesificación’ de la historia revolucionaria, pero fue Los decembristas la que sufrió un ataque más duro. Se la acusaba de un coste desorbitado y de haber causado la bancarrota de Sevzapkino, que pasó a convertirse en el estudio de Sovkino en Leningrado, pero lo cierto es que probablemente la película, ciertamente la más costosa hasta el momento con unos 340.000 rublos de presupuesto, consiguió recuperar la inversión y ocupaba el cuarto lugar en una lista de la época sobre las diez películas más populares. Youngblood recoge alguna de esas críticas, que acusaban a la película de infinidad de defectos: faltar a los hechos históricos, ser literario-teatral, usar el material de manera extravagante y estúpida, etc., etc.

De su siguiente película, Amor del norte [Северная любовь] Ivanovski tampoco dice ni una palabra en sus memorias y no he podido encontrar más información que su ficha. La película se realizó entre 1927 y 1928. En este último año Ivanovski vuelve, una vez más, a Turgenev. En esta ocasión se trata de la adaptación de la novela corta publicada en 1858 Asia [Ася] (texto en ruso). Ivanovski siempre buscó a los mejores actores de teatro para sus películas, pero en esta ocasión se fijó en una muchacha que encontró en la calle, y cuenta en sus memorias lo difícil que fue convencer a su familia de que la dejasen participar. Aparte de esto, lo único que recuerda Ivanovski de la película en sus memorias es que se equivocaron porque Turgenev aparece con el pelo negro cuando al parecer era canoso desde su juventud. Algunos historiadores del cine soviético destacan lo extraño de su guión, elaborado por el conocido escritor soviético Iuri Tynianov. En la película, Asia resulta ser una hija ilegítima del mismo Turgenev, quien, como hemos visto, también aparece en la pantalla. Criticaban la obra por su “vulgar sociologismo”.

En 1929 Ivanovski realiza un biopic del conocido científico ruso Mijail Lomonosov. Se trata de El hijo del pescador [Сын рыбака], destacando como es natural, los orígenes modestos del genio de la Ilustración rusa. En 1930 realiza su última película muda. Se trata de nuevo de una adaptación de un clásico. En esta ocasión de Lermontov: El prisionero del Caúcaso. Cuenta de nuevo con la colaboración del historiador Schegolev, acompañado por el escritor Manuylov. El guión se basaba en las memorias de Adèle Hommaire de Hell, quien colaboró con su marido Xavier en el libro Viajes por las estepas del mar Caspio, Crimea, el Caúcaso, etc. [texto en inglés] y al parecer había publicado también unas cartas intercambiadas con Lermontov. Una vez aparecida la película al parecer se demostró que las memorias eran una mistificación. Más allá de este error, en general el trabajo le pareció a Ivanovski poco satisfactorio.

A finales de los años 20 Ivanovski cada vez con mayor frecuencia echaba de menos su anterior experiencia trabajando en el mundo de la música, de tal forma que en 1980 escribe y presenta a concurso el libreto para un ballet. La temática debía ser contemporánea. Le pondría música Shostakovich y aunque el libreto se titulaba Dinamiada, el ballet se acabaría titulando El siglo de oro [Золотой бек] (Os paso un pequeño fragmento en video, la primera parte de 14. Si no queréis verlo entero, os recomiendo al menos el tango. Hay muchas versiones. Esta es una de tantas).

EL CINE SONORO
No sé si fueron los ataques recibidos, su desencanto con el desarrollo de su cinematografía frente al empuje de los nuevos cineastas, o los serios problemas que enfrentó la cinematografía soviética en el paso del mudo al sonoro, pero desde 1930 hasta 1934 Ivanovski no realizó ninguna película. Dado que en estos momentos me interesa especialmente el cine mudo, haré simplemente un breve repaso a su cinematografía.

Su regreso al mundo del cine volvió a ser, como no podía ser de otra manera, con un clásico. Se trata de la adaptación del relato de Pushkin Iudushka Golovlev [Иудушка Головлев]. La película, protagonizada por nuestro ya conocido Gardin tuvo un enorme éxito. Entre película y película, vuelve a escribir el libreto de una comedia musical basándose en un relato de Mikhail Saltykov-Shchedrin, Señores y señoras Pompadour, que acabaría dando lugar a la ópera Pompadoures. Dos años después, en 1936, repite: otra adaptación de Pushkin, en este caso, Dubrovski [Дубровский]. En 1938 le llega el turno a Gorki. Adapta Enemigos [Браги]. La película, ambientada en vísperas de 1905 muestra los conflictos entre obreros y propietarios en una fábrica. Las luchas, la entrada de los gendarmes…

Pero será a partir de 1940 cuando Ivanovski puede unir sus dos pasiones: la música clásica y el cine. A partir de este año, prácticamente todas sus películas serán comedias musicales pero con la particularidad de utilizar música clásica. Todo empieza con Una historia musical [Музыкальная история]. Se basa en un guión de Evgeni Petrov (seudónimo de Evgeni Petrovich Kataev) un autor extremadamente popular por su colaboración con Ilya Ilf en novelas como Las doce sillas o El vellocino de oro. El guión trata de un taxista Petia Govorkov, al que le encanta cantar. Y a los pasajeros les gusta escucharlo. Naturalmente la historia de su triunfo se adereza con una historia de amor entre Petia y la joven Klaudia.

Anton Ivanovich se enfada (1941)

Al año siguiente realiza otra comedia musical. Se trata de Anton Ivanovich se enfada [Антон Иванович сердится], de nuevo con guión de E. Petrov. El protagonista, organista y profesor de música clásica en el conservatorio, se escandaliza de que la ‘música ligera’ tenga éxito. Cuando se entera de que este tipo de música a llegado al conservatorio, enfrentándose por este motivo con un joven compositor, y de que su propia hija la interpreta y está enamorada del joven, su enfado no tiene límite. Encerrándose en su gabinete, le cuenta a un retrato de Bach este fin del mundo. Y en ese momento Bach sale de su marco -lo interpreta de nuevo Gardin- y le cuenta a Anton Ivanovich que él mismo siempre quiso componer una opereta. Quizá no haya sido más que un sueño, pero Anton Ivanovich ya no está enfadado. Naturalmente la película termina con la representación de la ópera del joven compositor, interpretada por la hija de Anton Ivanovich, y con éste sentado al órgano tocando con ellos.

Y así siguen todas sus demás películas: Silva es una opereta sobre el amor de un oficial con una cantante de varietés. La solista de ballet trata de una licenciada en una escuela de coreografía que busca un nuevo estilo para el ballet La bella durmiente, a la vez que está enamorada de un estudiante… La única película que rompe esta tendencia es La domadora de tigres, una comedia circense. Su última película, como guionista, será una especie de resumen de toda su carrera artística, cerrando así un círculo iniciado 50 años antes. En efecto, se trata a la vez de una ópera y de la adaptación de un clásico: Evgeni Onegin, la ópera de Chaikovski basada en el poema de Pushkin.

La domadora de tigres (1955)

ENLACES
-Wikipedia: Por desgracia sólo aparece una entrada en ruso y tampoco es muy extensa.
-Enciclopedia cine patrio: Ficha biográfica y de sus películas con una buena galería fotográfica (en ruso).
-Kino-teatr: Como en el caso anterior, ficha biográfica y de sus películas (en ruso).
-IMDB: Su ficha biográfica (en inglés).

BIBLIOGRAFÍA
-Короткий В.М. Операторы и режиссеры русского игрового кино 1897-1921. Библиографический справочник. М. НИИ киноискусства 2009г. 432 с. [Korotki, V.M. Operadores y directores del cine de ficción ruso 1897-1921: guía bibliográfica. Moscú: NII kinoiskusstva, 2009. 432 p.] La biografía de Ivanovski en las pp. 170-171.
20 режиссерских биографий. М. Искусство 1971г. 392 с. [Biografía de 20 directores. Moscú: Iskusstvo, 1971. 392 p.] La biografía de Ivanovski en las pp. 116-135.
Велики кинемо: каталог сохранившихся игровых фильмов России 1908-1919. М. Новое Литературное Обозрение, 2002. 564 p. [El gran cine: catálogo de las películas de ficción rusas 1908-1919. Moscú: Novoe Literaturnoe Obozrenie, 2002]. Entradas para las películas El otoño dorado, El maestro de postas, La cateta -dirigidas por Ivanovski- y El padre Sergio -en la que comenzó su carrera en el cine como ayudante de dirección-.
-Ивановский А. В. Воспоминания кинорежиссера. М. Изд. Искусство 1967г. 256 с. [Ivanovski, A.V. Recuerdos de un director de cine. Moscú: Iskusstvo, 1967. 256 p.]
-Youngblood, Denise J. Movies for the masses: popular cinema and Soviet society in the 1920s. Cambridge: Cambridge University Press, 1992. 259 p.

FILMOGRAFÍA
-1918. !No cedo! [Не уступлю!]. Director y guionista.
-1918. El otoño dorado [Золотая осень]. Director y guionista.
-1918. La cateta [Хамка]. Director y guionista.
-1918. El maestro de postas [Станционный смотритель]. Director y guionista.
-1918. Punin y Baburin [Пунин и Бабурин]. Director y guionista.
-1918. Tres retratos [Три портрета]. Director y guionista.
-1918. La parásito [Дармоедка]. Guionista.
-1918. El poder de la oscuridad [Власть тьмы]. Guionista. Dirigida por Sabinski.
-1920. Los niños enseñan a los viejos [Дети учат стариков].
-1920. Khveska [Хвеська].
-1923. La comediante [Комедиантка].
-1924. El palacio y la fortaleza [Дворец и крепость].
-1925. Stepan Khalturin [Степан Халтурин].
-1927. Los decembristas [Декабристы].
-1928. Amor del norte [Северная любовь].
-1928. Asia [Ася].
-1929. El hijo del pescador [Сын рыбака].
-1930. El prisionero del Caúcaso [Кавказский пленник].
-1934. Iudushka Golovlev [Иудушка Головлев].
-1936. Dubrovski [Дубровский].
-1938. Enemigos [Враги].
-1940. Una historia musical [Музыкальная история].
-1941. Anton Ivanovich se enfada[Антон Иванович сердится].
-1942. Esbozo cinematográfico musical [Музыкальный киносборник] -Cortometraje-.
-1942. El violín milagroso [Чудесная скрипка] -Cortometraje-.
-1945. Silva [Сильва].
-1947. La solista de ballet [Солистка балета].
-1952. El concierto de los maestros artistas [Концерт мастеров искусств ].
-1955. La domadora de tigres [Укротительница тигров].
-1958. Evgeni Oneguin [Евгений Онегин]. Guionista.

Anuncios